Ya estoy por aquí chiquitines, la espera por fin llegó a su fin y aquí me tenéis de nuevo. Cada viernes me tendréis por aquí con un poquito más de mí, con un pedacito de mi corazón. Nos leemos.

martes, 4 de febrero de 2014

El amor es un juego.

El amor es sólo un juego, solo eso. Un juego entre dos y en el que siempre uno acaba dañado, perjudicado y enamorado. Porque el amor es así, hoy día muy pocas personas aman de verdad y menos aún son correspondidas. Odio participar en este juego porque sé que al final la perjudicada seré yo. Lo odio porque al principio no sabes cómo demonios empieza, ni cuándo, ni por qué. Sólo te vas dando cuenta cuando la otra persona quiere que lo hagas, es una auténtica manipulación que al principio no lo parece. Lo más gracioso es que casi todo el mundo conoce la existencia de este juego que mancillado el nombre del amor pero nadie se revela para que esto acabe, salvo los románticos y enamorados que eso está claro.
Todos son como marionetas en manos de otros, por eso lo detesto, no te dejan ni ser feliz no libre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario