Ya estoy por aquí chiquitines, la espera por fin llegó a su fin y aquí me tenéis de nuevo. Cada viernes me tendréis por aquí con un poquito más de mí, con un pedacito de mi corazón. Nos leemos.

viernes, 9 de mayo de 2014

Castillos en el aire.

Todo es perfecto, todo parece un sueño, algo totalmente irreal pero cierto. Ese instante de felicidad, ese instante que parece durar toda una eternidad pero que a la vez se desvanece en un instante. Eso son castillos en el aire, una serie de ilusiones formadas por nuestra imaginación, por darle rienda suelta. Ilusiones que te haces sin darte cuenta. Te las haces tan inconscientemente que no sabes que ni si quiera existen, hasta el momento en que ese precioso, precioso instante de felicidad se va desvaneciendo y desmoronando. Hay es cuando te das cuenta de que cada vez esperabas más de todos, más de ti, más de todo el mundo. Esperabas tanto que al final hasta todo te parecía poco. Ilusiones falsas que construyen castillos en el aire que se desvanecen con la más mínima brisa de primavera. Y cuando te das cuenta de que esos castillos están ahí, derrumbándose, medio en ruinas ves realmente el mundo, sin ningún intermediario, puedes ver la realidad y te decepcionas con cada vistazo que echas. Te das cuenta de que toda la presión que te impones para llegar a esas expectativas, para llegar a rozar esos castillos en el aire aunque sea solo con la punta de los dedos. Y aunque te des cuenta de que es una tontería vas a seguir queriendo llegar a ellos. Sigues presionándote y haciéndolos cada vez más inalcanzables. Te vas cayendo, te levantas, te caes, te levantas, te vuelves a caer, en ruinas e inhabitables, y de que cada vez te vas pidiendo más y no puedes dar más de ti y hay es cuando te hundes, cuando tocas fondo y sientes que no hay salida. Pero hoy te das cuenta de que tienes que ser fuerte, que ya es hora de dejar de llorar y empezar a sonreír. De que siempre que estas mal tienes que pararte a pensar y mirar para ver quien hay en tu alrededor dispuesto a ayudar, porque siempre tendrás a un amigo que te ayudará y apoyará en tus peores momentos, que te hará reír, porque recuerda que lo más importante en esta vida es sonreír e intentar ser feliz, intentar día a día levantarte con una sonrisa y luchar porque nadie durante el día la pueda borrar. Tienes que dejar de pensar en esos castillos en el aire, inalcanzables, tienes que dejar que tu mente inconscientemente deje de crear esos castillos en el aire que tanto daño hacen. Y si todavía tu mente sigue creándolos tienes que hacerte fuerte e intentar destruirlos con todas tus fuerzas. ¡Destruye esos castillos! y a levantar, y cada vez vas siendo más débil, cada vez están más lejos esos castillos en el aire, cada vez te das cuenta de que nunca los vas a conseguir, que no vas a llegar a esos castillos, cada vez que te vuelves a levantar te encuentras miles de defectos nuevos y ninguna nueva virtud. Hasta el punto en el que llegas y te das cuenta de la realidad, de que esos castillos son cada vez más y más inalcanzables y cada vez más destruidos

No hay comentarios:

Publicar un comentario