Ya estoy por aquí chiquitines, la espera por fin llegó a su fin y aquí me tenéis de nuevo. Cada viernes me tendréis por aquí con un poquito más de mí, con un pedacito de mi corazón. Nos leemos.

domingo, 25 de mayo de 2014

Miedos.

Estoy bien. Todo va bien, por ahora, y quiero que todo siga así. Pero que todo me vaya tan bien es algo muy extraño. Nunca me había sentido así, tan llena tan feliz, y es una sensación muy agradable que no quiero perder. Por eso tengo miedo, tengo miedo de que todo se acabe, de que todo se vuelva gris, de que mis días dejen de estar llenos de felicidad para que vuelvan a llenarse de tristeza, de que la gente se aleje de mí, de que todo vuelva a ser como antes: monótono y gris.

No quiero perder nada del presente, no quiero hundirme pensando en el pasado y no quiero agobiarme pensando en un futuro cada vez más lejano. Pero tengo miedo de hacerlo, mucho miedo. Es normal tener miedos, es un defecto de la humanidad. Tengo miedo de que todo vaya cada vez peor, pero sobre todo tengo miedo a perder a gente importante para mí, perder lo a él y perderme a mí misma. El miedo aterrador se apodera de mí con tan solo pensarlo. 
¿Qué haría yo sin esas personas?
¿Qué sería de mí sin él?
¿Cómo podría seguir si me pierdo a mí misma?



No hay comentarios:

Publicar un comentario