Ya estoy por aquí chiquitines, la espera por fin llegó a su fin y aquí me tenéis de nuevo. Cada viernes me tendréis por aquí con un poquito más de mí, con un pedacito de mi corazón. Nos leemos.

martes, 4 de noviembre de 2014

¡Eh tú!

No sé si te quiero, si te amo o si de verdad dependo de ti. La verdad es que no sé ni lo que verdaderamente siento. Ni siquiera si es real o irreal. Lo único que sé es que lo que lo que siento por ti es inmenso y que nunca lo he sentido por nadie más. He llegado a la verdadera obsesión por ti, he llegado a quererte tanto que hasta duele. Me he dado cuenta de que quererte me hace daño, mucho daño y de que no lo merezco porque yo no tengo la culpa de enamorarme de ti, no tengo la culpa por quererte y de que tú no lo hagas. Merezco ser feliz con alguien a mi lado al que pueda colmar de amor y cariño, al que pueda hacer feliz pero joder, si estás tú en mi cabeza no puedo...
Te he llegado a querer tanto... He llegado a llorar tanto por algo que jamás ha pasado y que nunca sucederá. He llegado a recordar miles de veces en mi cabeza y he suplicado que volvieran a suceder los escasos momentos pasados contigo. Pero sé que eso jamás sucederá, ni contigo ni sin ti, porque esos momentos son más que únicos, más que especiales, son nuestros momentos y son más que irrepetibles.
Pero es que, joder, te quiero y no puedo vivir sin ti bueno si que puedo pero no quiero hacerlo y si, puede ser que dependa de ti, de tu persona, pero quien te conoce bien sabe de lo que hablo. ¿Quién no a hacerlo? Si es que eres maravilloso... ¡Eh tú! Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario