Ya estoy por aquí chiquitines, la espera por fin llegó a su fin y aquí me tenéis de nuevo. Cada viernes me tendréis por aquí con un poquito más de mí, con un pedacito de mi corazón. Nos leemos.

viernes, 8 de marzo de 2013

Mentiroso...


Odio a los mentirosos pues solo saben decir mentiras. Los odio con todas mis fuerzas. Todas las personas mienten, hasta yo lo he echo, pero odio a esas personas que lo único que hacen es mentir y mentir. Que cada vez que abren la boca es para mentir, para hacer daño a la gente con sus mentiras. No saben que con todo lo que dicen hacen daño... he incluso cuando lo descubres te siguen mintiendo hasta que no pueden mentir más para ocultarlo y te dicen la verdad. Lo más fuerte es que cuando les pides una explicación te dicen que no lo saben. Odio a esas personas que intentan ocultar la verdad con una “simple” mentira que después se convierte en una gran mentira que es imposible de parar. Es como una bola que se va haciendo grande, grande, cada vez más grande y que es imposible de parar porque si no te aplastaría. Odio esas mentiras que dicen las mentiras solo por gusto, por placer y no saben que eso hace daño y mucho. Algunas mentiras te llegan a romper el corazón...te destrozan por completo y a partir de ahí todo ha cambiado. Antes de mentir di la verdad aunque duela, ya se decidirá si duele o no.
Las mentiras duelen, hacer llorar.


jueves, 7 de marzo de 2013

Recuerdos...


Los recuerdos son cosas de nuestro pasado perdido recordado en el presente. Los recuerdos incluso cuando son buenos cuando se recuerdan se hacen melancólicos. El pensar que esa parte tan bonita de tú vida nunca se va a volver a repetir, aunque pase alguna situación parecida, nunca va a ser igual y eso deprime. Odio que los recuerdos se olviden. Odio cuando le digo a alguien: “¿Recuerdas aquella vez...?, o ¿Te acuerdas de...?” y que me respondan con un no o no lo recuerdo. Sin en cambio me encanta que cuando se lo pregunte me digan que si se acuerdan, que se lo pasaron genial ese día, etc... eso me alegra un montón ¿y sabéis por qué? Porque si he estado con esa persona pasando un buen rato en el pasado y se acuerda de ese día en el presente y futuro es porque me quiere y ese recuerdo es dulce y no quiere olvidarlo. Eso me agrada, y mucho más cuando de ese recuerdo han pasado años.
Aunque pase el tiempo siempre tendré los recuerdos en mente, pues así se lo que tengo que hacer para ser feliz y disfrutar tanto como antes.

lunes, 4 de marzo de 2013

En estos días...




En días como este necesito tiempo para mí... necesito estar sola, poder pensar pero veo que mis padres no se dan cuenta. En este tipo días en los que no puedo más necesito el apoyo de mis amigos, de mis mejores amigos... Aquellos que siempre han estado hay para lo bueno para lo malo, al igual que he estado yo para ellos. En días como estos en los que mis padres están cabreados conmigo y no se el porque, cuando parece que no le importo y les da exactamente igual lo que haga, pero una cosa si que hacen, es tenerme controlada todo el puto día. Me controlan el teléfono, mis contactos, mis conversaciones... Me lo controlan prácticamente todo. Me siento ahogada en mis propias lágrimas, pues en este tipo de días lo único que hago es llorar y llorar. Me siento incomunicada, pues no me dejan el móvil para poder hablar, ni si quiera me dejan el portátil para poder subir cosas al blog. Desconfían de mí, no me dan libertad, no puedo mantener una vida normal como la de cualquier chica de 14-15 años... Siempre me castigan por tonterías. Me dicen que deje el móvil o el portátil cuando solo llevo unos minutos o media hora con ellos...cuando por ejemplo mi padre se tira las horas muertas con su móvil y mi madre con su portátil metida en los juegos del Facebook. Odio que me digan que haga cosas que ellos no hacen y sin embargo en muchas otras ocasiones me dicen que tome ejemplo de ellos... Luego con yo les digo que ellos se pasan las horas muertas enganchados me dicen que es mentira y que ellos son mayores de edad y pueden hacer lo que les de la gana sin darles explicaciones a nadie y que no me tengo que fijar en ellos... Encima me echan en cara que vivo en su casa y que es solo suya que mía no es pero cuando hay que limpiar misteriosamente también se convierte en mía, porque sinceramente si no fuese mía yo no limpiaría nada. Cuando me dicen que tengo que cumplir sus normas porque estoy en su casa me dan unas ganas impresionantes de decirles: “Estoy en esta casa por obligación y porque me ha tocado ser vuestra hija sino no estaría todavía aquí...” Y mi padre es tan cruel que me ha llegado a decir que no me va a pagar mis estudios porque dice que lo que yo quiero estudiar que es periodismo no tiene una buena salida profesional y quiere que estudie ingeniería una cosa que no me gusta para nada y me dice que como quiera estudiar periodismo me voy a tener que pagar la carrera limpiando escaleras y que no sirvo para nada. Otra cosa que hace es que me dice en verano que estudie cuando he sacado buenas notas, siempre lo hago soy una buena estudiante, me dice que coja un libro y estudie, y pienso que como lo voy a hacer si los libros se quedan en el instituto. Además yo en mi vida he visto que mi padre coja un libro y se lea, solo lee cosas de internet (artículos, otras noticias y lo que sus amigos/as publican en Facebook) y rara vez revistas porque solo se las compra para ver las fotos.