Ya estoy por aquí chiquitines, la espera por fin llegó a su fin y aquí me tenéis de nuevo. Cada viernes me tendréis por aquí con un poquito más de mí, con un pedacito de mi corazón. Nos leemos.

viernes, 24 de junio de 2016

Reseña: Si tú me dices lo dejo todo... Pero dime ven de Albert Espinosa.

Título: Si tú me dices ven lo dejo todo... Pero dime ven.
Autor: Albert Espinosa.
Editorial: DEBOLS!LLO.
Libro: Único.
Formato: De bolsillo y tapa blanda.
Páginas: 201.
ISBN: 978-84-9032-344-1
Sinopsis:
Cuando crees que conoces todas las respuestas llega el Universo y te cambia todas las preguntas...
Dani se dedica a buscar niños desaparecidos. En el mismo instante en que su pareja hace las maletas para abandonarlo, recibe la llamada de teléfono de un padre que, desesperado, le pide ayuda.
El caso lo conducirá a Capri, lugar en que aflorarán recuerdos de su niñez y de los dos personajes que marcaron su vida: el Sr. Martín y George. El reencuentro con el pasado llevará a Dani a reflexionar sobre su vida, sobre la historia de amor con su pareja y sobre las cosas que realmente importan.


Opinión personal:
A decir verdad tenía muchas expectativas puestas en este libro por el autor ya que he seguido la serie de 'Pulseras rojas' y quería leer algo suyo. Si no hubiese tenido tan altas las expectativas seguro que este libro me hubiera encantado muchísimo más.
Lo bueno que tiene el libro y lo que me encantó es la forma en la que está escrito y en como puede cambiar la historia, en un capítulo puedes revivir la infancia de Dani y en el otro puedes estar conociendo el porqué de su ruptura o como es su trabajo. La lectura se hace amena y rápida y la verdad es que engancha.
Otra cosa que me gusta mucho es la titulación de los capítulos del cual mi preferido es el del segundo y dice "Es difícil gozar de un <<Te quiero>> propio."

A decir verdad me esperaba un libro con una historia totalmente distinta, quizá porque el título es muy romántico y la verdad que me sorprendió mucho que empezará con una ruptura y que a eso le siguiera la desaparición de un niño en Capri, una isla muy importante para el protagonista y por ello empieza a recordar anécdotas de su infancia que me gustaron mucho. 
Esas anécdotas de las que hablo aportan mucho y tienen grandísimos valores y en gran parte recomiendo este libro solo por esas anécdotas.
Del final tengo que destacar que esperaba muchísimo más y que no me gustó mucho. Me hubiese esperado algo más y en eso me decepcionó bastante por lo demás no me puedo quejar. Me gustaría leer más de Albert y tal vez algún día me atreva.

Puntuación:
-2'75/5- Esperaba mucho más y el autor me decepcionó un poco.

Citas:
"-¿Nunca has parado el mundo? 
-¿Qué es parar el mundo? 
-Parar el mundo es decidir conscientemente que vas a salir de él para mejorarte y mejorarlo. Para poder moverte y moverlo mejor. En ese tiempo debes intentar que nadie ni nada te cree problemas. Alimentarte de buena literatura, de buen cine y, sobre todo, de la conversación de una única persona que te inspire en este mundo. ¿Y sabes qué...? 
-¿Qué?-dije emocionado y fascinado. 
-Luego el mundo te premia. El universo conspira a favor de los que lo mueven. Y ésos son los que lo paran."

viernes, 17 de junio de 2016

101 poemas

Tengo empezados 101 poemas
guardados en borradores
sin acabar
a medias
con un final abierto y cambiante.
Sin el punto que da fin a todo.

¿Qué hacer cuando la inspiración te aspira,
te ahoga
y no sale?
Acumular poemas
y más poemas
sin terminar,
sin darle ese toque final.
Ese toque que sin  saberlo,
directa o indirectamente,
me ayudas a ponerlo.
Porque eres tú quien aparece
de forma directa o indirecta
en cada uno de mis malditos escritos.

¿Qué hacer cuando te veo de nuevo,
cuando apareces en mis sueños,
cuando estás en mis pensamientos
y no te vas?
Y de repente
apareces en mis poemas y no lo sé
pero ya podría darle ese maldito toque
para darle fin a todo,
a esos 101 poemas
escritos en borradores.
Pero no es lo mismo si tú no estás aquí,
a mi lado.

Aún estando ausente
apareces en cualquier pequeño detalle
en toda locura
-por todas las locuras
que hemos hecho, pasado y vivido
juntos-.
Y te echo de menos.

¿Estarías dispuesto a volver a tropezar
conmigo?
Sí, con aquella piedra que nos hizo caer,
a los dos.
Sí, con aquella piedra que hizo
separarnos.
Si, con aquella piedra que te hizo vencer 
-a ti, a mí, a los dos (nosotros)-.

viernes, 10 de junio de 2016

Poesía
agradecer con ella
todo pero absolutamente todo
lo que me ha dado.

Que sin ella yo no sería.
Que sin ella yo no soy.
Que sin ella, no seré.

Que ella es todo
y todo es ella,
sin más
ni más
ni menos,
es todo,
es mi vida.

Que por ella,
no por nadie,
por mi madre
mi vida doy
porque ella es ella
porque ella es poesía
y todo lo que quiero hacer con ella.

Ella,
que me enseñó a reír y llorar,
a ser fuerte y luchar,
luchar, luchar, luchar,
a caer y levantar,
a seguir y caminar,
a ser fuerte y sonreír.
Ser.
Feliz.
Ella.

A ser feliz con ella
a su lado y no más
junto a lo más bonito 
que me ha dado
que es como ella
porque mi pequeña
al igual que su madre
y la mía
-la nuestra-
es poesía,
es ella
la que me dio la vida
y a ella, le debo todo.

Este poema fue una colaboración Especial día del libro para el blog de @Ripollandrea6 junto a un montón de gente bien bonita que podéis (y debéis) ir a ver. Espero que os guste al igual que todos los demás poemas de mis compañeros.

viernes, 3 de junio de 2016

Pantallas.

Hoy día todos nos escondemos detrás de una pantalla
incluso a la hora de amar.
Pero eso, queridos,
no es amar
ni es amor.

No se puede esconder el amor
tras una pantalla.
Que los te quiero
sólo son mensajes -vacíos-
en lugar de susurros en tu oído.
Que las citas se queden
en unos simples mensajes
a través de WhatsApp
sin sentido.
Que el sexo se quede sólo
en unas vulgares fotografías
que mandas a tu pareja
para que ella
haga todo el trabajo sola.
Todo está perdido.

¿Dónde quedaron todos los enamorados?
Aquellos,
que eran unos románticos empedernidos
que creían más en el amar
que en el propio amor.
¿Dónde quedaron los pequeños detalles?
Esos,
que aunque fueran locuras
se disfrutaban
sin mesura.
¿Dónde fueron los besos furtivos?
que con tanto emoticono
se han perdido.
¿Dónde quedaron las tardes
a tu lado
y los paseos de la mano?
¿Dónde quedaron los gruñidos,
los gemidos
y los gritos ahogados
hasta llegar al orgasmo?
Dónde quedó ese amor de antes.
¿Dónde quedó lo que echo de menos
pero que nunca viví?

Todo, a dejado de ser real
por culpa de lo virtual
pero ¡qué barbaridad!
Aunque no nos guste
volvamos a la realidad
para dejar todas las pantallas
atrás.