Ya estoy por aquí chiquitines, la espera por fin llegó a su fin y aquí me tenéis de nuevo. Cada viernes me tendréis por aquí con un poquito más de mí, con un pedacito de mi corazón. Nos leemos.

lunes, 21 de marzo de 2016

Semana (Sin)an(ti)a

La tristeza me invade
conforme van pasando años.
No puedo creer
que en tan solo un suspiro
todo haya pasado.
No puedo creer
que ya no estás
-aquí-
ni que en esta
maldita Semana Santa
me perderé a Sevilla
pero no por sus pasos
ni por sus procesiones
-yo no soy de esas-
sino por no poder caminar
de tu mano
por sus calles.
Por no poder descubrir
Plaza de España
a tu lado
-de nuevo-
como en aquella semana
en la que estuvimos juntos.
Ni pasear por cada recoveco
que nos queda
por descubrir 
en Sevilla.
Junto a ti
con la misma ilusión
que tienen los niños
con unos zapatos nuevos.
Solo que yo,
la ilusión la tengo
cuando te veo sonreír(me)
mientras caminábamos de la mano.

Parece mentira
que haya pasado tanto
-tiempo-
entre los dos,
separados,
pero, qué le hago.
Lo decidiste tú,
así.

Parece mentira
que tantos recuerdos,
tantos momentos,
tantos sentimientos
y emociones
tengan cabida
en un solo y único
suspiro
de tan sólo un segundo
-olvidado-
a lo largo del tiempo.

Parece mentira
que ya haya pasado 
todo un invierno.
Un maldito invierno
sin tu calor,
sin tu amor,
sin ti.
Para dar comienzo
a esta primavera
que puede que sea
feliz.

Recién empieza la primavera
y tú no estás.
Primera primavera
que paso sin ti
después de conocerte.
Y de nuevo,
te echo de menos
y ¿te quiero?
No lo sé,
quizás.
Yo solo quiero hacerte
lo que la primavera 
hace con los cerezos.
Pero ni yo soy Neruda
ni la primavera
está conmigo.

¿Te sigo amando
como en aquel diciembre
que entraste a mi vida?
No tengo respuesta.
Quizás,
sea esa la única respuesta
que puedo usar contigo.

Quizás
como con todo
ni me atrevo
-a decirlo.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario